Acontecer

 

Breve aproximación a las obras de los artistas Gaspar Álvarez y Wladymir Bernechea, en torno a la muestra “Reconstitución de Escena” en Galería Bicentenario – Centro Cultural Estación Mapocho.

 

 

Si quisiéramos saber la historia de los cuadros de Gaspar Álvarez y Wladymir Bernechea, las preguntas se remiten a un suceso, una acción o un movimiento específico; qué pasó, quien estuvo, en qué lugar, qué olor o temperatura, qué ambiente se respiraba.

Ambos artistas a través del lenguaje de la pintura muestran situaciones  específicas con fecha y hora determinada .La  degustada y sensorial atmósfera presente, describe en ambos casos un interés en la pertenencia de cada elemento dialogante.

En el caso de Gaspar Álvarez los personajes nos remiten a un suceso, que con el supuesto miramiento vigilante de ellos, frente a un interés, nos llevan a una curiosidad forzada de hacer lectura de una escena. Como nunca sabremos que sucedió, nuestra mirada se queda en pesquisar los colores, espacios, poses y relaciones de la figura con el entorno, como ánima de una imagen. De esta manera, el artista seduce al espectador,   logrando una pintura potente y focalizada, que rinde cuenta solo a la pintura.

Luego observamos la obra del artista Wladymir Bernechea. La captura y caza de la mirada de quien se detiene en su trabajo pictórico es inmediata. Sus imágenes se presentan como la expresión y existencia con data de un espacio. Más aún, el lugar se define y jerarquiza por la utilización descriptiva de un escenario arquitectónico, perfectamente acompañado de una capa de aire que dirige los sentidos, junto a la   ajustada y aparente monocromía como recurso. Construye de esta forma una pintura  incisiva, sin espacio a la indiferencia. Quien observa su obra es cómplice de su propia lectura.

 

 

Carolina Cortés A.

Artista Visual.